5 maneras en que puedes comenzar a tener conversaciones productivas sobre raza

La sanación racial es restaurativa y afirma el valor inherente de todas las personas, cuando se basa en la empatía y se orienta hacia la equidad. Este proceso brinda oportunidades para reconocer y presenciar los errores creados por el racismo individual y sistémico, y para determinar reparaciones individuales, comunidades e instituciones.

La sanación racial se apoya a través de:

• diálogo respetuoso

• Reconocimiento y afirmación de las personas y sus experiencias.

• Conexión con culturas, historias y prácticas individuales.

• El sentido de agencia, alimentado a través del activismo de justicia racial.

Hablar sobre el racismo puede ser un desafío. Sus objetivos deben ser comprometerse a crear un espacio seguro para que las personas sean auténticas y vulnerables.

Aclara el propósito de esta primera conversación: explorar, escuchar y aprender unos de otros. Como facilitador/a, debe alejar a los participantes de culpar o menospreciar sus declaraciones.

2. Establece acuerdos para fomentar el diálogo, el respeto mutuo y la escucha profunda de lo que otros comparten: “Practica la escucha activa”, “No interrumpa” y “Asuma buenas intenciones”. Estas ‘reglas’ deben estar por escrito y visibles para todos los que participan en la conversación.

Aliente a los participantes a estar relajados y cómodos unos con otros, especialmente a medida que surjan diferencias en creencias y experiencias. Una discusión exitosa es aquella en la que te presentas interesado y escuchas lo que otros han experimentado y lo que piensan.

Considera decir “Nunca había pensado en eso antes, ¿podrías explicar por qué piensas eso?” en lugar de “No lo creo; eso nunca me ha pasado “.

Reconoce que las personas con buenas intenciones hablan mal o hacen declaraciones que pueden herir u ofender. Es útil que otros sepan cómo sus palabras te afectan o podrían ser mal entendidas por otros.

Considera decir “Me siento frustrado (o me faltan el respeto) cuando la gente dice … porque …”, en lugar de “Eso me molesta; eso es algo estúpido (o racista) que decir “. Establece estrategias para que todos participen y sean escuchados. Por ejemplo, puedes invitar a los participantes más callados a compartir sus pensamientos y/o preguntas y alentar activamente a los invitados más participativos  a dar espacio a otras voces.

Ten una estrategia para breves “pausas” o “presionar el botón de reinicio”, si la conversación se desvía hacia espacios demasiado conflictivos o improductivos. Selecciona los moderadores de discusión responsables de ayudar a todos a cumplir con las reglas básicas: personas que todos reconocerán y respetarán.

3. Abre la conversación: la conversación debe ayudar a todos a conocerse entre sí.

Posibles iniciadores de conversación: Comience con una o dos de las siguientes instrucciones:

  • Cuenta sobre un lugar que te haga sentir bien.
  • Cuenta una historia sobre algo que has perdido o que has encontrado.
  • Cuenta una historia sobre una sorpresa.
  • Cuente una historia sobre un momento en que fue generoso.
  • Cuente una historia sobre una vez que se enojó.
  • Cuéntale sobre alguien que extrañas.
  • Cuenta algo sobre cómo jugaste cuando eras niño.

4. Profundiza la conversación: una vez que estés más cómodo, ponte serio y profundiza la conversación usando uno o más de los siguientes:

  • ¿Con qué frecuencia piensa en su identidad racial o étnica?
  • ¿Qué aspecto de tu identidad racial o étnica te hace sentir más orgulloso?
  • ¿De qué manera ser blanco / latino / hispano / afroamericano / negro / asiático / nativo americano / indio americano / isleño del Pacífico impacta en su vida personal? Tu vida profesional?
  • ¿Alguna vez ha experimentado una situación en la que su identidad racial o étnica parece contribuir a un problema o situación incómoda?
  • ¿La identidad racial o étnica entra en su proceso de tomar decisiones importantes o diarias? ¿Si es así, cómo?
  • ¿Alguna vez te has sentido “diferente” en un entorno grupal debido a tu raza / etnia? ¿Cómo te afectó esto? ¿Con qué frecuencia / profundidad interactúa con personas de una identidad racial / étnica diferente a la suya? ¿Cuál es la naturaleza de estas relaciones e interacciones?
  • ¿Alguna vez has visto a alguien ser tratado injustamente debido a su identidad racial o étnica? Si es así, ¿cómo respondiste? ¿Cómo te hizo sentir?

Después de que algunas personas hayan compartido, pídele a los demás que reflexionen sobre lo que han escuchado y compartan con qué se relacionaron o qué les llamó la atención sin culpar, avergonzar o rescatar.

5. Cierra la conversación. Cuando llegue a un punto en el que sienta que es hora de cerrar la conversación, considere hacer lo siguiente:

  • Extienda la gratitud a todos por su coraje y disposición para participar.
  • Como anfitrión, comparta cómo esta experiencia lo impactó y ofrezca espacio para que otros compartan cómo la conversación los impactó. Puede ser tan simple como compartir una palabra para resumir sus sentimientos sobre la experiencia.
  • Aliente a los invitados a compartir una apreciación por el proceso grupal o con alguien del grupo.
  • Aliente a los miembros del grupo a hacer un seguimiento con alguien de la conversación para un diálogo más profundo para continuar aprendiendo y descubriendo personalmente.
  • Pídales a las personas que compartan lo que aprendieron sobre ellos mismos o cuál es su conclusión de la conversación.
  • Pregunte si hay acciones que la gente se inspire a tomar como resultado de la conversación.
  • ¿Programa otra conversación?

No es responsabilidad de una persona, un grupo o incluso una organización conducir el trabajo de la Sanación Racial. La responsabilidad nos corresponde a todos nosotros para participar en estas experiencias honestas, poderosas y conmovedoras y seguir juntos esta jornada.

La sanación racial es un proceso continuo que apoya la integridad en los individuos, las comunidades y las sociedades. Beneficia a todas las personas porque, independientemente de los antecedentes, vivimos y nos afectan las narrativas y las condiciones presentes en este mundo cada vez más interconectado. Este proceso brinda oportunidades para reconocer el tremendo daño infligido por el racismo individual y sistémico.

A través de la sanación racial, todos podemos forjar relaciones profundas y significativas, sentar las bases para transformar sistemas rotos y crear un mundo en el que, juntos, seamos una nueva fuerza para un cambio positivo.

Photo by Matheus Ferrero on Unsplash

More from Vanessa Coppes

We're California Dreaming with Surf and Swim Brand Body Glove

  Iconic California surf and swim brand Body Glove has evolved into lifestyle products for...
Read More

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.