Karin Ontiveros, una reina sanadora

Si me lo preguntan, ser una reina de belleza representa una responsabilidad inmensa, no solo representas tu país y cultura, sino que eres meticulosamente evaluada y observada de piés a cabeza, las 24 horas del día, sin mencionar la presión espantosa de seguir unas reglas estéticas que jamás consideraré sanas ni positivas. Pero más allá de eso, es una suerte de matrimonio o compromiso que queda de por vida del buen vivir y saber estar que cada reina lleva consigo.

Ser reina implica unos sacrificios tremendos, y también experiencias que pueden llegar a ser dolorosas y hasta traumáticas, y fue cuando la ex reina de belleza Karin Ontiveros creó su hermoso círculo virtuoso que muchas que pasamos por un reinado entendimos lo profundas de nuestras heridas.

Karin Ontiveros,  mujer dulce como pocas he conocido, quien representara a México en el Miss Universe hace algunas primaveras atrás, ha ejercido un papel sanador importante, delicado y poderoso entre muchas mujeres que como ella hemos estado en certámenes de belleza.

Durante esta cuarentena creó “Reina somos todas”  una serie de conversaciones con otras ex-reinas de belleza, de todos los países y certámenes de habla hispana, donde en francas pláticas se intercambian experiencias y se comparten anécdotas vividas por cada reina en su certamen y año.

 

En mi caso personal, debo decir, que la gratitud hacia Karin es inmensa. Aunque no he hablado abiertamente del tema, mi paso por los certámenes de belleza fue infernal. Recibí cyberbullying puro y duro sin compasión. Una oleada de odio que a la fecha no le he encontrado el sentido, a pesar de que amigos psicólogos me lo han explicado.  Karin logró que finalmente y después de tantos años hablara del tema, y no me queda duda que el amor infinito con el que se maneja tuvo muchísimo que ver.

Al revisar las conversaciones con cada reina, se puede notar las heridas que cada una arrastra, porque para ninguna de nosotras ha sido fácil este andar, de caminar perfecto y corona sobre los hombros.  De alguna forma al externar las vivencias en una situación particular ayudas a sanar y a despedirte de todo lo malo que te pudo haber traído esa vivencia, es parte de esa cicatrización necesaria para poder cerrar esa puerta en paz y amor y seguir adelante.

https://www.instagram.com/p/CDhpr1ZDpVW/

Karin jamás se imaginó, estoy segura, de la gran labor de amor y sanación que iba a tener lograr con este círculo virtuoso, donde todas reinas, nos despojamos de títulos y somos las mujeres poderosas y fuertes que nos tocó ser en la vida.  Karin les ha dado a todas amor y respeto, en un mundo donde el atropellar, herir y lastimar es lo más fácil.

Sin duda que reinas somos todas, y un poco hermanas también, en este nexo indivisible que a todas nos une y en el que todas somos igual de valiosas y dignas.

Para disfrutar de las plásticas de Karin te invito a seguirla en su Instagram  así mismo para estar al pendiente de las próximas pláticas agendadas a través del instagram de “Reinas somos todas

More from Jennifer Barreto-Leyva

Rompiendo Silencios

La violencia de género es una realidad, cada día más visible gracias...
Read More